Tipología del poder colegial desde una perspectiva de «género» (Septiembre 2015)

La enfermería ha ostentado, desde siempre, la etiqueta de profesión «femenina». Por ello hemos pensado que comprobar el estado actual de este asunto entre los miembros de las juntas de gobierno colegiales podría resultar interesante.
Observemos, pues, el grado de feminización de las Juntas de Gobierno de los Colegios de Enfermería y su coincidencia o no con el porcentaje de profesionales mujeres en cada provincia.
      Nos gustaría poner en relieve que de 52 provincias, solamente en 20 contamos con presidenta colegial (38,4%), mientras el total 84% de profesionales en ejercicio somos mujeres.

Continuar leyendo “Tipología del poder colegial desde una perspectiva de «género» (Septiembre 2015)”

Una democracia secuestrada

Los Estatutos generales de la Organización Colegial de Enfermería dictan instrucciones sobre el proceso electoral a la Presidencia y el Pleno del Consejo General de Enfermería. El proceso es el siguiente (art. 21):

Convocatoria por parte de la Comisión Ejecutiva, que deberá realizarse con, al menos, 15 días de antelación a la celebración de las elecciones: «Las elecciones se celebrarán mediante convocatoria de la Comisión Ejecutiva del Consejo General, que deberá verificarse con quince días naturales de antelación a la celebración de aquéllas». Sin duda es marca de la casa esta forma de redacción oscurantista: la convocatoria «deberá verificarse» con quince días… ¿Qué significa realmente «verificarse»? ¿Tiene que «verificarse» justo 15 días antes o al menos con 15 días de antelación? Como  dijo la Reina de Corazones a Alicia, lo importante no es qué significan las palabras, sino quién manda…

Continuar leyendo “Una democracia secuestrada”

UN MAL DÍA…

Hoy es un día de esos en los que ser enfermeras nos provoca un sabor agridulce. Coinciden en el mismo momento una serie de noticias que nos han puesto mal cuerpo, imaginamos que por la bilis…
Los insistentes rumores, y la publicación en determinada prensa, acerca de la aprobación inminente del Real Decreto de Prescripción Enfermera, que formalizará la obligación de que las enfermeras nos acreditemos para seguir haciendo lo que ya hacemos a diario, nos han hecho volver a plantearnos por qué el Consejo General de Enfermería (CGE) y su presidente, se han dejado la piel en conseguir dicha aprobación… ¿Por qué, hasta desde algún colegio de enfermería, se sospecha que el CGE facilitó la adquisición de esa competencia para los podólogos, sin ningún requisito adicional, mientras ha luchado a brazo partido con el fin de que las enfermeras tengamos que acreditarnos?
¿Conoce el CGE los programas formativos de ambas profesiones en las universidades españolas?, ¿sabe que la asignatura de Farmacología tiene exactamente el mismo número de créditos en enfermería y en podología? (aquí enfermería en la UCM, aquí podología en la UCM), (aquí enfermería en la US, aquí podología en la US), (aquí enfermería en la UB, aquí podología en la UB), (aquí enfermería en la UV, aquí podología en la UV)
¿Le ha dado por pensar al CGE que cuando un enfermero decide estudiar podología, a la vez que se le convalidan los créditos de Farmacología, adquiere, “mágicamente”, la capacidad de prescribir  desde el primer día de trabajo?
Una vez publicado el RD, ¿cuánto tardará en aparecer el curso con el que el CGE, en su inmenso amor por la enfermería, nos facilitará (previo pago de su importe) el papelito que nos acredite?. En el mejor de los casos, quizá intenten “vendernos” un curso subvencionado por nuestro atento Consejo y/o Colegio Provincial. Recordemos, sin embargo, que esa “subvención” la estaríamos pagando con nuestras cuotas, de tal manera que una parte muy importante del presupuesto colegial se acabaría destinando a algo absolutamente superfluo en lugar de a la defensa y crecimiento de la profesión.
El mismo día que esta “prescripción enfermera” planeada a espaldas de los profesionales parecía amenazarnos desde todas partes, hemos conocido esta otra noticia, que nos ha llevado a leer la Resolución de las Consejerías de Sanidad y de Educación y Deporte del Principado de Asturias, y nos hemos quedado atónitos. Porque, si bien al empezar a leerla hemos pensado “por fin alguien con dos dedos de frente que reconoce la importancia de la Educación para la Salud en las escuelas” y hemos dado por hecho que ésta sería impartida por enfermeras en los colegios del Principado… Enseguida se nos han caído los palos del sombrajo al comprobar que nada tenía que ver con esto. Más bien todo lo contrario.
En la Estrategia 1.—Desarrollo del programa de Educación y Promoción de la Salud en la Escuela, el punto 3.1.1, recoge, literalmente, como cometido de la Consejería de Sanidad: “Promover la formación continua del profesorado, para asegurar su papel protagonista en la educa­ción para la salud.”Y, el punto 3.1.2. “Formar profesionales sanitarios para que realicen funciones de apoyo al profesorado, en determi­nados temas y en los programas interinstitucionales.”
Y, nos hemos preguntado, ¿cómo es posible que le hayan colado este gol al Colegio de Enfermería del Principado de Asturias y a su Presidente, Sr. Losa?, ¿en qué estaban pensando?, ¿y el CGE?, ¿no es, según sus propios Estatutos (Art.23.2), “la entidad […], que representa con carácter exclusivo a la profesión de enfermería […] y defiende y protege los intereses de los profesionales y de la enfermería.”?, ¿acaso no era el momento de haber conseguido la implantación de la Enfermera Escolar en los colegios asturianos?. Mientras en Asturias se perpetraba esta resolución…, ¿a qué se dedicaban los “representantes y defensores de la enfermería”?. Quizá andaban negociando reales decretos sobre acreditación para prescribir…
Para rematar este amargo día, hemos conocido otras cosas, como que el Colegio de Enfermería de Cáceres, está informando a sus colegiados, mediante mensajes en sus móviles, de que ya pueden inscribirse en la Universidad de Extremadura, en los cursos de adaptación al grado…, ¡adaptación al grado y publicitado por el COE de Cáceres entre los colegiados!
Como es lógico, nos hemos puesto a buscar más…, y los hemos encontrado. Todas estas universidades, publicitan cursos de adaptación al grado para enfermería: la Universidad de Salamanca tiene uno, la Universidad de Málaga tiene otro, la Universidad de León también lo tiene (y, además, explica que se imparte en todos los Colegios profesionales de Castilla y León), la Universidad Autónoma de Madrid, la de Jaén, la de Zaragoza, la Universidad Católica de Murcia… Y, llegados a este punto, hemos dejado de buscar, pero seguro que hay muchos más…
¿Qué hacen los colegios profesionales de todas estas provincias, que no se han preocupado de que estos cursos se anulen, por innecesarios?, ¿qué hace el CGE, permitiendo que se desinforme a las enfermeras de la conveniencia de hacer algo inútil, en lugar de defenderlas?

Imaginamos  a nuestro máximo representante satisfecho con la perspectiva de unos humillantes e innecesarios cursos de acreditación,  mientras 260.000  enfermeras somos avasalladas y vapuleadas en tantos frentes…, y lo permitimos.

Por todo esto…, hoy ha sido un mal día.

(IR)RELEVANT

El poder de las redes sociales y de internet se considera más o menos relevante (o irrelevante), según se mire. Lo que es cierto es que, tanto desde el Consejo General de Enfermería (CGE) como desde diferentes colegios oficiales de enfermería, no es la primera vez que se ningunean diversos aportes al desarrollo de la disciplina enfermera. Se obvia el uso creciente de internet entre los enfermeros y se desprecia a voces de reconocido prestigio en la profesión cuando discrepan de la línea marcada por el CGE. Esta «extraña» situación no puede dejarnos indiferentes.

En muchas ocasiones se ha cuestionado el poder de las redes sociales; en otras, sin embargo, se ha tenido muy en cuenta más por temor que por considerarlo un aliado. Es verdad que, quizá, las redes no son tanto como parecen ni tan poco como algunos subestiman; como dice un tuitero enfermero, muy conocido en las redes sociales:

«Influenciamos menos de lo que creemos y nos leen más de lo que pensamos» 

Serafín Fernández (Factoría Cuidando)

Desde la organización colegial no es la primera vez que se ningunea este altavoz que las redes sociales e internet aportan al pensamiento, en este caso, de la enfermería.
      Sin ir mas lejos, en Asturias es de todos conocido su obstinado comportamiento sobre la publicación en formato digital de la costosa «Revista Impulso» que, según este colegio de enfermería, no se realiza de este modo porque (y citamos):

«Nuestro país está muy retrasado en el manejo de nuevas tecnologías»

«La gran mayoría [de enfermeros] todavía no saben cómo acceder y utilizarlas»

Fuente CGE
Lo cierto es que un volumen importante de enfermeros de este país están en paro, y que los que están trabajando lo hacen habituados (con más o menos gusto) a las historias clínicas electrónicas, a las intranets corporativas y a dispositivos electrónicos, desde los más básicos aparatos de medición de glucemia capilar hasta apps de consulta en los smartphones que cada uno aporta a título personal.
Las redes son el futuro y negarlo cerrando los ojos a la marea de opiniones que se vierten en ellas es tan necio como aquel que se empeñaba en llenar un cesto de paja con agua.
Menos mal que el propio Consejo General de Enfermería nos da la razón en este post que subió su redacción a «Bitácora Enfermera» donde tras un debate coloquio al que acudieron en Madrid en el auditorio de la Fundación Mutua Madrileña tomaron buena nota de lo que Montserrat Domínguez (del Huffinton Post) comentaba sobre las RRSS y es que «el impacto de una noticia se medía, al menos ahora, no por los RT o por los FAV de twitter, sino por la cantidad de veces que esta era leída y compartida en Facebook». Gracias les damos por compartir esa información, porque eso nos hace sentir que, por lo menos, lo que estamos haciendo, este afán nuestro de abrir los ojos a la profesión y permitir que explore y decida por sí misma, está teniendo verdaderamente una repercusión importante.
 Ejemplos de alcance de Nueva Enfermería en Facebook
 Ejemplos de alcance de @NuevaEnfermería en Twitter

Sabemos que no somos virales precisamente, que no contamos con ningún tipo de apoyo económico ni webs o páginas oficiales; sabemos que de momento solo se conoce nuestra imagen de grupo pero, poco a poco, estamos consiguiendo que el Qué y el Por qué prime mucho mas que el Quién.

      A los que nos leen y poco a poco están despertando, GRACIAS; somos uno más como vosotros, todos, cada uno de nosotros somos esta PROFESIÓN.
      A los que crean que esto es una quijotada, una utopía sin sentido o, simplemente, que somos unas boquitas inquietas con ganas de pataleta les dejamos una interesante película (The imitation game) que nos deja una frase que viene al pelo para este post:

«En ocasiones son personas que nadie imagina que puedan hacer algo, las que hacen cosas que nadie puede imaginar»

Alan Turing

Y, para finalizar, un vídeo de otra gran película, que ya se sabe que en Nueva Enfermería somos muy cinéfilos; en esta ocasión no hace falta subtitular con ninguna sátira, un pedacito de Birdman que habla por sí sola:

Dúo de las gatas

La semana pasada, la vicepresidenta tránsfuga del ICOMEM (Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid), Ana Sánchez, brindó una íntima, muy entrañable, entrevista en Revista Médica, en la que reconocía que en sus años mozos (no sabemos si aún es cautiva de esos anhelos de juventud) envidiaba a las enfermeras «porque no tenían que pensar»
      No se sabe muy bien si Ana Sánchez ha conseguido llegar a su objetivo zen de «no pensar», pero nosotros diríamos que o lo ha conseguido o está muy cerca. (Ánimo, Ana tú vales mucho y seguro que lo consigues full time. Has estado muy cerca).
      Naturalmente, a algunas enfermeras que no están de vacaciones y, hasta, algún observador independiente, les pareció que la boutade de Sánchez merecía respuesta por parte de la profesión enfermera. Ante el inaudito silencio del Consejo General de Enfermería, algunas enfermeras echamos de menos una respuesta institucional, ante lo cual el dircom («director de comunicación»; o sea, jepren, «jefe de prensa») del Consejo, Íñigo Lapetra, informó a los protestantes de que estaban preparando un pedazo de contestación y que eso no se hace en un par de horas, claro. La norma del Consejo y de su espurio presidente: tardar siempre muuuuucho más de lo conveniente, de lo razonable.
      La contestación, no sabemos si escrita por el equipo del jepren al que habría, una vez más, que despedir por incompetente o por la propia firmante, Pilar Fernández, Vicepresidenta Primera del Consejo General, cómo decirlo… fue mucho peor para las enfermeras que se supone que representa, que la estupidez de la doctora Sánchez…
      ¿Por qué?
      Porque en lugar de defender que la enfermería es una profesión facultativa, asistencial, clínica, que exige un uso continuado del conocimiento y la inteligencia cada minuto del día además de la sensibilidad y capacidad de gestión, que eso igual no viene ahora al caso se centra en su cenutria persona y se pone como ejemplo a ella misma… que lleva sin ejercer la enfermería 25 años. Como su venerado jefe.
      Claro, que la estupidez no tiene límites y la señora Sánchez se puso las pilas a ver cómo podía ser aún más imbécil que la señora Fernández. Y si no lo consiguió fue porque el listón estaba demasiado alto. Pero hizo un meritorio ejercicio de estulticia al afirmar que la enfermería, si no fuera por la medicina, carecería de sentido y ni existiría. ¡Empate a puntos!
      Aquí, la entrevista a Sánchez.
      Aquí la respuesta de Fernández.
      Y aquí la contrarréplica de Sánchez.
Como dijo alguien, «si te callas puedes parecer un gilipollas, pero peor es no callarte y confirmar que lo eres».
      La verdadera enfermería está fuera de este rifi-rafe entre los egos de las altas representaciones de ICOMEM y CGE… Nosotros seguimos a lo nuestro, a nuestra labor cotidiana y no nos sentimos representados por estas declaraciones grandilocuentes que no sabemos bien qué quieren demostrar.
      Esta es nuestra visión desenfadada y divertida de este cruce de contestaciones, nuestro vídeo:
Dúo de Gatas, basado en Dueto de Gatos (de Rossini) – Pauline Tinsley y Elizabeth Vaugham…