¿POR QUÉ HUESCA NO TIENE ESTATUTOS PROPIOS?

Para publicar uno de los primeros posts de Nueva Enfermería elaboramos un cuadro con los enlaces a las webs, las Juntas de Gobierno y los Estatutos de los Colegios Provinciales. Durante la investigación llevada a cabo topamos con una sorpresa: no todo estaba disponible fácilmente.

Tras la primera edición de dicho cuadro (incompleto por el motivo anterior), solicitamos colaboración y, gracias a la  ayuda de alguna compañera sensible al tema, conseguimos rellenar varios huecos… y aún así, seguían sin aparecer ciertos datos.

Como somos testarudos, decidimos seguir intentándolo y preguntar directamente a colegiadas de las provincias afectadas.

El destino hizo que comenzáramos nuestra investigación sobre el terreno por Huesca, de la cual no aparecían los estatutos. Consultamos a media docena de enfermeras oscenses y ninguna conocía la fecha de publicación de la normativa de su corporación en el boletín oficial. Una de ellas fue personalmente a preguntar a la sede y… ¡CARAMBA!, claro que no los íbamos a encontrar…, NO EXISTEN.

Sí, sí, leéis bien.

En HUESCA, NO TIENEN ESTATUTOS PROPIOS. Su justificación fue que se rigen por los Estatutos Generales que, en su día, redactó el CGE. Explicación un tanto absurda, puesto que en su artículo 1 los Estatutos Generales dicen que “los colegios elaborarán sus propios Estatutos particulares (…) Una vez aprobados, dichos Estatutos particulares se notificarán al Consejo General”.

Parece ser que ni la actual junta ni ninguna de las anteriores han sentido nunca el impulso de redactarlos. Y que en el Consejo General, por su parte, nadie se ha extrañado de que el COE de Huesca lleve 14 años incumpliendo los Estatutos Generales.

Evidentemente, presentamos una solicitud preguntando por esta cuestión y, ya de paso, por otra no menos escabrosa… ¿por qué no se convocaron elecciones a la Junta de Gobierno cuando hubiera correspondido?. Se debería haber iniciado un nuevo proceso electoral en junio de 2014, pero nadie del lugar lo recuerda y en la red no aparecen ni convocatoria, ni proclamación de candidatos, ni noticias al respecto.

Como podéis observar en las imágenes adjuntas, el escrito fue registrado el pasado día 18, hace más de una semana, y el Colegio de Huesca sigue sin responder a las cuestiones planteadas. Así que continuamos sin saber por qué Huesca no tiene Estatutos propios ni proceso electoral a la vista.

¿Conseguirá Nueva Enfermería resolver estas incógnitas?

Queremos agradecer especialmente a la compañera que se ha ofrecido a registrar el escrito, su inestimable colaboración. Porque Nueva Enfermería es ella, nosotros y TÚ que nos lees, que te revuelves al hacerlo y que más rápido o más despacio vas teniendo la cruel certeza de que te llevan tomando por tonto bastante tiempo.

Continuar leyendo “¿POR QUÉ HUESCA NO TIENE ESTATUTOS PROPIOS?”

Sesgo de género en los Colegios de Enfermería

En nuestra anterior entrada os mostrábamos la distribución por géneros de las Juntas de Gobierno y las Comisiones Permanentes de los Colegios provinciales.

En esta ocasión os ofrecemos una información muy gráfica. Apenas en 10 de los 52 colegios observamos un porcentaje acorde con la proporción femenina en la profesión. 
En el extremo opuesto a lo deseable, es decir, hipermasculinizados, encontramos cuatro colegios y el propio CGE.
Los 38 restantes presentan un porcentaje masculino siempre por encima de la realidad en la enfermería de base.

Tipología del poder colegial desde una perspectiva de «género» (Septiembre 2015)

La enfermería ha ostentado, desde siempre, la etiqueta de profesión «femenina». Por ello hemos pensado que comprobar el estado actual de este asunto entre los miembros de las juntas de gobierno colegiales podría resultar interesante.
Observemos, pues, el grado de feminización de las Juntas de Gobierno de los Colegios de Enfermería y su coincidencia o no con el porcentaje de profesionales mujeres en cada provincia.
      Nos gustaría poner en relieve que de 52 provincias, solamente en 20 contamos con presidenta colegial (38,4%), mientras el total 84% de profesionales en ejercicio somos mujeres.

Continuar leyendo “Tipología del poder colegial desde una perspectiva de «género» (Septiembre 2015)”

Una democracia secuestrada

Los Estatutos generales de la Organización Colegial de Enfermería dictan instrucciones sobre el proceso electoral a la Presidencia y el Pleno del Consejo General de Enfermería. El proceso es el siguiente (art. 21):

Convocatoria por parte de la Comisión Ejecutiva, que deberá realizarse con, al menos, 15 días de antelación a la celebración de las elecciones: «Las elecciones se celebrarán mediante convocatoria de la Comisión Ejecutiva del Consejo General, que deberá verificarse con quince días naturales de antelación a la celebración de aquéllas». Sin duda es marca de la casa esta forma de redacción oscurantista: la convocatoria «deberá verificarse» con quince días… ¿Qué significa realmente «verificarse»? ¿Tiene que «verificarse» justo 15 días antes o al menos con 15 días de antelación? Como  dijo la Reina de Corazones a Alicia, lo importante no es qué significan las palabras, sino quién manda…

Continuar leyendo “Una democracia secuestrada”

UN MAL DÍA…

Hoy es un día de esos en los que ser enfermeras nos provoca un sabor agridulce. Coinciden en el mismo momento una serie de noticias que nos han puesto mal cuerpo, imaginamos que por la bilis…
Los insistentes rumores, y la publicación en determinada prensa, acerca de la aprobación inminente del Real Decreto de Prescripción Enfermera, que formalizará la obligación de que las enfermeras nos acreditemos para seguir haciendo lo que ya hacemos a diario, nos han hecho volver a plantearnos por qué el Consejo General de Enfermería (CGE) y su presidente, se han dejado la piel en conseguir dicha aprobación… ¿Por qué, hasta desde algún colegio de enfermería, se sospecha que el CGE facilitó la adquisición de esa competencia para los podólogos, sin ningún requisito adicional, mientras ha luchado a brazo partido con el fin de que las enfermeras tengamos que acreditarnos?
¿Conoce el CGE los programas formativos de ambas profesiones en las universidades españolas?, ¿sabe que la asignatura de Farmacología tiene exactamente el mismo número de créditos en enfermería y en podología? (aquí enfermería en la UCM, aquí podología en la UCM), (aquí enfermería en la US, aquí podología en la US), (aquí enfermería en la UB, aquí podología en la UB), (aquí enfermería en la UV, aquí podología en la UV)
¿Le ha dado por pensar al CGE que cuando un enfermero decide estudiar podología, a la vez que se le convalidan los créditos de Farmacología, adquiere, “mágicamente”, la capacidad de prescribir  desde el primer día de trabajo?
Una vez publicado el RD, ¿cuánto tardará en aparecer el curso con el que el CGE, en su inmenso amor por la enfermería, nos facilitará (previo pago de su importe) el papelito que nos acredite?. En el mejor de los casos, quizá intenten “vendernos” un curso subvencionado por nuestro atento Consejo y/o Colegio Provincial. Recordemos, sin embargo, que esa “subvención” la estaríamos pagando con nuestras cuotas, de tal manera que una parte muy importante del presupuesto colegial se acabaría destinando a algo absolutamente superfluo en lugar de a la defensa y crecimiento de la profesión.
El mismo día que esta “prescripción enfermera” planeada a espaldas de los profesionales parecía amenazarnos desde todas partes, hemos conocido esta otra noticia, que nos ha llevado a leer la Resolución de las Consejerías de Sanidad y de Educación y Deporte del Principado de Asturias, y nos hemos quedado atónitos. Porque, si bien al empezar a leerla hemos pensado “por fin alguien con dos dedos de frente que reconoce la importancia de la Educación para la Salud en las escuelas” y hemos dado por hecho que ésta sería impartida por enfermeras en los colegios del Principado… Enseguida se nos han caído los palos del sombrajo al comprobar que nada tenía que ver con esto. Más bien todo lo contrario.
En la Estrategia 1.—Desarrollo del programa de Educación y Promoción de la Salud en la Escuela, el punto 3.1.1, recoge, literalmente, como cometido de la Consejería de Sanidad: “Promover la formación continua del profesorado, para asegurar su papel protagonista en la educa­ción para la salud.”Y, el punto 3.1.2. “Formar profesionales sanitarios para que realicen funciones de apoyo al profesorado, en determi­nados temas y en los programas interinstitucionales.”
Y, nos hemos preguntado, ¿cómo es posible que le hayan colado este gol al Colegio de Enfermería del Principado de Asturias y a su Presidente, Sr. Losa?, ¿en qué estaban pensando?, ¿y el CGE?, ¿no es, según sus propios Estatutos (Art.23.2), “la entidad […], que representa con carácter exclusivo a la profesión de enfermería […] y defiende y protege los intereses de los profesionales y de la enfermería.”?, ¿acaso no era el momento de haber conseguido la implantación de la Enfermera Escolar en los colegios asturianos?. Mientras en Asturias se perpetraba esta resolución…, ¿a qué se dedicaban los “representantes y defensores de la enfermería”?. Quizá andaban negociando reales decretos sobre acreditación para prescribir…
Para rematar este amargo día, hemos conocido otras cosas, como que el Colegio de Enfermería de Cáceres, está informando a sus colegiados, mediante mensajes en sus móviles, de que ya pueden inscribirse en la Universidad de Extremadura, en los cursos de adaptación al grado…, ¡adaptación al grado y publicitado por el COE de Cáceres entre los colegiados!
Como es lógico, nos hemos puesto a buscar más…, y los hemos encontrado. Todas estas universidades, publicitan cursos de adaptación al grado para enfermería: la Universidad de Salamanca tiene uno, la Universidad de Málaga tiene otro, la Universidad de León también lo tiene (y, además, explica que se imparte en todos los Colegios profesionales de Castilla y León), la Universidad Autónoma de Madrid, la de Jaén, la de Zaragoza, la Universidad Católica de Murcia… Y, llegados a este punto, hemos dejado de buscar, pero seguro que hay muchos más…
¿Qué hacen los colegios profesionales de todas estas provincias, que no se han preocupado de que estos cursos se anulen, por innecesarios?, ¿qué hace el CGE, permitiendo que se desinforme a las enfermeras de la conveniencia de hacer algo inútil, en lugar de defenderlas?

Imaginamos  a nuestro máximo representante satisfecho con la perspectiva de unos humillantes e innecesarios cursos de acreditación,  mientras 260.000  enfermeras somos avasalladas y vapuleadas en tantos frentes…, y lo permitimos.

Por todo esto…, hoy ha sido un mal día.