Con Lanza en ristre

Las entradas de esta web nunca han aparecido firmadas, sin embargo, es evidente que alguien ha tenido que idearlas, plasmarlas y después ponerlas a disposición de todo aquel que pase por aquí.

Y esto ha sido invariablemente así por dos razones muy poderosas: el altruismo y el miedo.

Altruismo ante el convencimiento de que lo importante no era quiénes sino qué queríamos contar. Altruismo para compartir entre varias manos la redacción final de cada texto y publicarlo como colectivo, sin firma alguna.
Y miedo. Miedo a represalias de algún tipo por parte de las instituciones y personas cuya gestión de la Organización Colegial de Enfermería de España estábamos criticando. La responsabilidad de cada palabra publicada recaía sobre nuestra asociación, AccióN Enfermera (ANE) …Nueva Enfermería en sus comienzos.

Mónica Lanza Barrena, socia fundadora y alma indiscutible de ANE, además de nuestra mejor pluma, implicada como nadie con unos fines comunes, dejó esta vida humana que conocemos en la madrugada del pasado sábado a domingo 7 de febrero de 2021.

Los que la respetamos y amamos en vida, las que estuvimos junto a ella en cada momento y hasta el final, quedamos paralizadas por el intenso dolor de su pérdida. Fueron muchísimas las reacciones a las pocas palabras que logramos hilar para anunciar su fallecimiento; innumerables las muestras de cariño y respeto, reflejos del amor que Mónica ha despertado en tantísimas personas.

Lo que nadie esperaba, pasados ya unos días del funesto suceso, era que el Consejo General de Enfermería de España (CGE) intentara también instrumentalizar el dolor de tantas enfermeras y pacientes con un mensaje escueto y despersonalizador. Además de falso. Dos imágenes, que seguramente harán que más de una tripa se revuelva.

No es cierto que el Sr Pérez Raya haya trasladado ningún tipo de pésame ni a familiares ni a amigos. Me consta fehacientemente porque soy una de esas amigas que está en contacto con su familia. Tampoco es cierto que ni él, precisamente, ni el CGE que preside, sean un ejemplo de apuesta por la transparencia.

Fue este CGE, con Florentino Pérez como vicepresidente entonces, el que nos demandó como asociación en conjunto y a cada uno de los miembros de la junta en aquel momento (Mónica entre ellos) el 27 de Julio de 2017.

Fue este CGE el que nos acusaba de “actos de competencia desleal…y “denigración””:

Y solicitaba que se nos condenara a cosas como esta:

Finalmente tuvieron sus propios y bochornosos artículos en El País, aunque no como ellos esperaban, aquí un ejemplo y aquí otro.

El ejercicio de cinismo del presidente del CGE alabando ahora a nuestra querida compañera y amiga, es todavía mayor, porque no contentos con aquello, en marzo de 2018, enviaron una circular a todos los colegios provinciales de enfermería de España, conminándoles a no otorgar a Mónica (en calidad de presidenta de ANE en aquel momento) una información que debían entregar si querían ajustarse a la legalidad. Observen a los firmantes.

A pesar de ello, todos los Consejos de Transparencia y tribunales han terminado obligando a los colegios que no habían accedido a entregar la información requerida a cumplir la ley (empleando por el camino toneladas de esfuerzo, tiempo y paciencia para ello: en 2021 seguimos recibiendo sentencias favorables).

También en 2018, pero en junio, tras haberse reunido con todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, y con intención de aclarar en persona los impedimentos y trabas que encontrábamos ante unas solicitudes lícitas, entre otros asuntos, Mónica solicitó al Sr. Pérez Raya una reunión.

Nunca obtuvo respuesta.

¿Cuántas enfermeras seguirán quedando sin respuesta?

Nunca firmamos las entradas, pero hoy va a ser diferente, porque cuando una vence al miedo, se vuelve inmortal.

                                                 Rebeca Bruned Pons

Enfermera y socia fundadora de ANE

In memoriam

Mónica Lanza Barrena

Enfermera, querida amiga, hermana nuestra…nos veremos allí…

Después de exponer nuestra opinión, deseamos transmitir la opinión de su familia:

#ANEMadrid18: I Acción Enfermera

El pasado 20 de enero organizamos en Madrid nuestra I AccióN Enfermera (podéis ver los tuits del HT #ANEMadrid18 aquí). Más de 60 enfermeras de toda España, reunidas en torno a una programación ambiciosa: un debate independiente sobre la situación actual de la Organización Colegial Española actual.
Representantes de PP, PSOE y Podemos, miembros de juntas directivas de varios colegios, enfermeras muy mediáticas y otras anónimas… Todas reunidas aportando voz y opinión, interactuando con l@s orador@s. Continuar leyendo “#ANEMadrid18: I Acción Enfermera”

#YaNoMax

Tras la querella criminal presentada por D. Máximo González Jurado, Presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), en su propio nombre y en el del CGE, contra D. Juan Hernández Yáñez, las enfermeras que participamos en este blog, queremos manifestar:
1. Con la decisión de acudir a los tribunales por considerar que sus derechos y los del CGE han sido lesionados, creemos que el Sr González Jurado intenta, una vez más, amedrentar a quien cuestiona públicamente su actuación al frente de la organización que representa.
2.  La gestión del Sr González Jurado en el CGE,  durante casi 30 años,  se ha caracterizado por la ineficacia contumaz en la resolución de los problemas reales de las enfermeras, derivando en la invisibilidad social de la profesión, la parálisis crónica de las especialidades y del progreso profesional, una precariedad laboral que llega al maltrato y empuja a la emigración y la implantación por parte del CGE de múltiples proyectos fallidos, sin resultado alguno y con unos costes desconocidos.
3. La ineficacia ha estado siempre acompañada por la crispación en las formas y la descortesía en las palabras, la intolerancia continua con los críticos y una falta de transparencia extrema, que provoca que la mayoría de las enfermeras desconozcamos el funcionamiento general y la actividad ordinaria de la institución que estatutariamente “es la entidad que agrupa, coordina y representa con carácter exclusivo a la profesión de enfermería y a todos los Colegios Oficiales de Enfermería de España en los ámbitos nacional e internacional; ordena, en el ámbito de su competencia y de acuerdo con lo establecido en la Constitución y en las leyes, el ejercicio profesional, y defiende y protege los intereses de los profesionales y de la enfermería(…).”
4. Las enfermeras nos hemos caracterizado durante décadas por nuestro desinterés en el devenir de la vida colegial. Situación propiciada por el grave déficit democrático existente en el CGE, que ha favorecido la permanencia enquistada del Sr. González Jurado en el cargo de Presidente durante casi 30 años, a pesar de que nunca haya sido elegido por las enfermeras españolas. Los colegios provinciales que permiten activa o pasivamente esta situación, no fomentan la participación implicada de los colegiados en la toma de decisiones y se caracterizan por la opacidad de sus procesos electorales.
5. Desde hace unos años, dentro de la  amplísima actividad profesional desarrollada por D. Juan Hernández Yáñez como sociólogo, nuestra profesión y la peculiar situación creada en las tres últimas décadas ha estimulado su curiosidad como investigador y públicamente ha emitido sus juicios, a través de entradas en su blog, publicaciones y conferencias.
6. De manera didáctica y muy documentada, el Sr. Hernández Yáñez ha expuesto ciertas actuaciones del CGE, de determinados colegios provinciales, SATSE y otras entidades e individuos relacionados de una u otra manera con nuestra profesión. Naturalmente, entre ellos figura el Presidente del CGE, precisamente por el cargo que ostenta. La lectura de su blog nos aporta una valiosa visión externa y grandes dosis de claridad con respecto a la forma de proceder de la Organización Colegial de Enfermería (OCE). Su conocimiento del sistema sanitario español, de la OCE y del devenir de la profesión desde los años 90 hasta la actualidad, le permiten interpretar con gran lucidez, y así las transmite, las circunstancias que atraviesa la enfermería española, debidas en gran parte a la ineptitud de quien la representa en las instancias públicas desde 1987.
7. Al tiempo que exponen crudamente la realidad de la OCE y de sus dirigentes, los escritos y conferencias del Sr Hernández Yáñez se han caracterizado siempre por la defensa apasionada y razonada de los derechos y la dignidad de las enfermeras españolas. Es evidente que las enfermeras necesitamos más voces como la de Juan que, sin ser una de nosotras, ha generado mayor respeto hacia nuestra profesión y sabido representar su esencia con mucha más dignidad y corazón que nadie.
8.   Es hora ya de cambiar la preconstitucional y obsoleta Ley 2/1974 de Colegios Profesionales, así como las leyes autonómicas, que obligan a las enfermeras a pagar una cuota de colegiación para poder trabajar, pero que no aseguran el funcionamiento democrático de estas instituciones. Las organizaciones colegiales gestionan cientos de millones de euros anuales, siendo un sector no productivo para el que la Unión Europea urge también un cambio legislativo.
9.  Como integrantes, por imperativo legal, de la OCE, las enfermeras que sustentamos este blog consideramos absolutamente intolerable que en nombre de nuestra profesión, aquellos que la representan intenten silenciar a los discrepantes. No aceptamos las querellas injustificadas ni cualquier otra acción que no vaya encaminada a la transparencia en la gestión y la difusión de información veraz acerca de las actuaciones del CGE.
10. Por todo lo anterior, EXIGIMOS al Consejo General de Enfermería y a su Presidente, Sr. Máximo González Jurado, LA RETIRADA INMEDIATA DE LA QUERELLA presentada contra D. Juan Francisco Hernández Yáñez.



Continuar leyendo “#YaNoMax”

¿Por qué luchar por un nuevo colegio?

La Asociación Enfermería de Asturias (Proyecto #6000enfermeras) quiere colaborar con Nueva Enfermería y mostraros las razones por las que merece la pena unirse a esta cruzada, colaborar en este proyecto y empezar a cambiar nuestra realidad profesional, porque en eso consiste precisamente lo que queremos hacer en Asturias.
      Hace ya tiempo que empezamos a trabajar para conseguir un cambio significativo en nuestro colegio provincial. Quizás ha destacado más que nada la cuestión judicial por la denuncia en fiscalía. Pero nuestra lucha es anterior, ya llevaba unos años antes…       
      ¿Por qué luchamos?, ¿Por qué luchar?, ¿Merece la pena?
     
      Quizás si me lees, ni siquiera estás colegiado o quizás lo estés en un colegio que no te corresponde pero te cobra menos cuota; quizás en el mejor de los casos pagas religiosamente la cuota colegial y te desentiendes del colegio, así, sin problemas. Desconoces lo que luego pasa con tu dinero y cómo funciona tu institución, y por supuesto ni te planteas acudir a una asamblea para saber nada de esto: que no es algo que tenga que ver con tu día a día como enfermera.
      Quizás por otro lado, me atrevo a decir y no te conozco, eres una profesional comprometida y entregada a tu tarea asistencial. Si no lo eres también en la investigadora, gestora o docente es porque las dificultades en este aspecto no son menores y el techo de cristal de la profesión pesa ya como una losa.
      Quizás te quejas amargamente en el office, en el pasillo, incluso en las redes, de la situación de la profesión, de que nadie hace nada, de que no hay nada que hacer, de que no estamos unidos, de que nos machacamos unos a otros, de lo poco valorada que está nuestra profesión.
      Quizás crees que se necesitan recursos para que las enfermeras investiguen, innoven, se hagan más visibles socialmente,… porque sí, todas estas tareas pendientes requieren esfuerzo, trabajo, ilusión y también recursos.
     Pero existe la organización que debe velar por las enfermeras, que tiene recursos financieros, organizativos, legales y de representación. Es una organización que debe aglutinar a todos los profesionales, en la que la sociedad considera que debemos estar integrados, regulados e incluso controlados. Porque esa sociedad sí opina que somos suficientemente importantes para hacer una excepción a la constitución (art. 22 Libre asociación y sentencia tribunal constitucional).
      No haré mención a cómo está la situación colegial nacional, no es muy distinta de lo que pasa en nuestra provincia y que podéis consultar en nuestra web (y en este blog gracias al enorme trabajo de #nuevaenfermeria). No creo que sea esta la razón (al menos no la más importante) que nos invite a luchar, ser consciente de ello solo provoca ganas de irse, como muchos han mostrado ya públicamente.
      Pero ¿qué aportaría irse?: probablemente nada, solamente perder el patrimonio corporativo que quedaría en manos de quienes “gobiernan” nuestra profesión, sedes colegiales, activos, organización, asociaciones paralelas, y proyectos que se nutren de un presupuesto anual que rondará así a vuelapluma los 70 millones de euros, de los cuales casi 20 van a parar a manos del Consejo General de Enfermería. Además se produciría una enorme pérdida de oportunidad.
«Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos»
¿Por qué luchar?
      Pues por disponer de una organización colegial útil, que promocione la profesión, que la ayude a crecer, la proteja, la impulse y que la represente ante la sociedad. Por lograr un liderazgo real que haga de la participación de los profesionales el eje de trabajo, que no los contemple como un recurso que esquilmar sino la razón de ser.
      Porque valores como la transparencia, la participación, la innovación, la interacción o el servicio sean lo natural en nuestras corporaciones. Para que las relaciones con los colegiados (los dueños del colegio) se hagan de forma espontánea, sencilla y clara. Para que las relaciones con otras instituciones y organizaciones se hagan desde un lide
razgo basado en la participación de los profesionales, atendiendo a sus intereses y a los de la sociedad en general. Todo esto en un nuevo paradigma actualizado y realmente moderno, acorde con la realidad de la profesión y los valores democráticos que la sociedad de hoy en día exige.
      ¿Te imaginas a tus representantes liderando y participando en los cambios que nuestro sistema sanitario necesita?, ¿te imaginas el colegio involucrado como pieza clave en el desarrollo de los roles profesionales de las enfermeras que trabajan en los sistemas sanitarios y socio-sanitarios, públicos o privados?, ¿te imaginas una representación que colabore y no compita con otras corporaciones, con la universidad o con las instituciones en el desarrollo de nuestra profesión?
      ¿Te imaginas redes de investigación a nivel nacional coordinadas por los colegios?, ¿te imaginas una red de profesionales expertos liderada desde los colegios?, ¿te imaginas a tus representantes colegiales en un frente común por el respeto a la profesión dentro de los servicios públicos de salud?,¿te los imaginas negociando para que la enfermería tenga acceso real a ámbitos directivos?, ¿crees posible disponer de herramientas de comunicación y encuentro que pongan en contacto a los profesionales, sociedades, instituciones relacionadas con el mundo de la Enfermería?
      ¿Te imaginas al colegio como agente de cambio en la generación y difusión de evidencia, en la promoción de buenas prácticas?, ¿y dando mayor y mejor visibilidad a la profesión con acciones concretas que presenten lo mucho y bueno que hace la Enfermería en España, que exijan la presencia de enfermeras en los ámbitos donde se toman las decisiones de estrategia y política sanitaria?. En definitiva, dando respuesta a los retos de la profesión.
      Me dirás que somos unos ilusos, que es demasiado esfuerzo y que no tenemos recursos, pero yo te digo que podemos ilusionarnos, luchar por lo que amamos y que en cuanto a los recursos, disponemos de casi 70 millones de euros anuales.
      Nosotros, en Asturias, hemos soñado esa otra realidad, pero no vamos a engañarte, los obstáculos son muchos y grandes, han ido creciendo y haciéndose fuertes a causa de años de dejadez lastrante de cada uno de nosotros.
      Ahora, después de unos años de lucha, hemos visto en ti, en cada una de las enfermeras y enfermeros, la herramienta fundamental para que nuestra profesión cambie, para que tu propia realidad profesional cambie; de nada valen las redes sociales, la lucha en los juzgados o en la prensa si cada uno de nosotros no se convence de que estamos construyendo la enfermería del SXXI.
      Sin ese compromiso personal de cada enfermera, sin participar en esta revolución, el cambio nunca tendrá efecto. Porque la situación de la profesión no la cambiará internet, un juez o un periodista; la tenemos que cambiar, la cambiaremos, las enfermeras.

Esteban Gómez Suárez.

Presidente de AEA.