LA DIGNIDAD DE LAS ENFERMERAS: ¿VALE 3 MILLONES DE EUROS?

El @CGEnfermería acaba de lanzar una propuesta: bajar 9,5 € la cuota que le paga cada colegio por colegiado y año (que es de 63,72 o 107,64 €/año). Somos 316000 enfermeras colegiadas: el CGE dejaría de ingresar 3,5 millones de €/año.

Hasta aquí todo razonable. Ergo, cualquier presidente de colegio provincial que en la próxima Asamblea del CGE (24/03) votara en contra de los presupuestos de este año sería un insensato que no piensa en sus colegiados.

Sin embargo, esta es una historia donde nada es lo que parece y donde los presidentes de los colegios provinciales han tenido (todos estos años) y van a tener (en muy breve plazo) un papel relevante en el follón que les vamos a desgranar.

Pero contextualicemos, con cierta perspectiva las cosas se comprenden mejor: el CGE tiene un presupuesto anual de 20 millones de € que salen de la cuota que paga cada colegio: o sea, de la cuota que pagamos cada una de las colegiadas.

Con este dineral que invertimos cada año, de momento no hemos resuelto ninguno de los problemas acuciantes de nuestra profesión: desarrollo de las especialidades, prescripción enfermera en condiciones, ratios, peso político, visibilidad…

A pesar de ello, el CGE anda de escándalo en escándalo, con un conflicto abierto entre el actual presidente y su ejecutiva y el anterior presidente con 30 años de mandato. No se vayan despavoridos, por favor.

Una trifulca en torno a la propiedad de fundaciones, la sede del CGE, sueldos, viajes, familiares contratados… Todo muy lejano a las enfermeras de a pie, que no sabemos quiénes son estos caballeros ni para qué sirve el CGE.

Uno puede pensar que la actual ejecutiva es renovación, pero… en fin: el actual presidente era el vicepresidente con el señor de los 30 años de mandato. Y parte de la ejecutiva también estaba allí. Todo muy bonito.

Y mientras, las enfermeras pagando nuestras cuotas, como no puede ser de otra manera.

¿Quiénes son los únicos que pueden poner freno a todo esto? Los presidentes de colegios provinciales: exigiendo rendición de cuentas, resultados a nivel nacional, que los euros por colegiado/año trabajen por la profesión y el ciudadano.

Votando en contra de unos presupuestos no desglosados, no aprobando el balance de ingresos-gastos del años anterior, … pero esto no ha estado ocurriendo salvo honrosísimas excepciones

¿Por qué ahora el CGE propone una bajada de las cuotas a los colegios? Pensamos que es porque necesita apoyos, que los presidentes le den soporte en esta situación de conflicto institucional. Pero… ¿un soporte a cambio de 3 millones de €?

Porque, compañeras, aunque 3 millones de € es una cifra que suena astronómica a cualquiera de nosotras (qué no haríamos con esa cantidad de dinero, ¿verdad?), en la práctica de la organización colegial, en su conjunto, son MIGAJAS.

Pretender comprar la dignidad de las enfermeras por 3 millones de euros es, simplemente y por decirlo de manera que dañe lo menos posible las pieles finas, de una decencia cuestionable.

Con todo esto, es muy posible que muchos presidentes, especialmente los de colegios pequeños, validen este año los presupuestos del CGE calibrando el ahorro en las cuotas que se pagan a ese organismo.

Por ejemplo, un colegio con 1500 colegiados y presupuesto de 300000 €/año, ahorraría 14725 €/año. Esa cantidad permitiría, p.ej. incrementar el horario de apertura de la sede, es decir, mejores servicios para los colegiados.

La pregunta no es si los presidentes provinciales revalidarán los presupuestos 2021. Muchos lo harán pensando en el colegiado. La pregunta es si van a seguir avalando candidaturas vinculadas al Sr. Pérez Raya o al Sr. González Jurado.

La dignidad de las enfermeras es de un valor incalculable.

Nada, salvo la rendición de cuentas y el recambio de la cúpula del CGE, podría resarcirnos del expolio sistemático de imagen, oportunidades, patrimonio (presuntamente). ¿Van a seguir los presidentes provinciales avalando más de lo mismo?

Para reflotar, a veces, hace falta tocar fondo. Y en Acción Enfermera pensamos que ya basta de revolcones en el barro. ¿No creen?

Buen domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.