¿TRANSPARENCIA?, ¿QUÉ TRANSPARENCIA?

Transparencia Logo ANE

Lo llevamos escrito en la frente, es decir, está en el mismísimo núcleo de nuestra asociación.  Aparece incluso en nuestro logotipo. Recordad, somos AccióN Enfermera, “POR UNA ORGANIZACIÓN COLEGIAL DE ENFERMERÍA TRANSPARENTE”.


¿Qué significa esto?, pues que el tema de la transparencia en nuestras santas instituciones colegiales es nuestra obsesión. Creemos que no es que sea necesaria, sino imprescindible para crecer como profesión. Y pensamos así porque se trata de una organización que, en su conjunto, gestiona la nada desdeñable cantidad de 60 millones de euros al año, aportados por las cuotas de las más de 300.000 enfermeras colegiadas. Para que os hagáis una idea, con 60 millones de euros se puede financiar un hospital comarcal que dé respuesta a las necesidades de una población de 120.000 personas. Casi nada.

Que es necesaria no es una invención nuestra, expertos en transparencia y buen gobierno como Miguel Ángel Blanes (@mblanes), lo dicen alto y claro:  por una parte, ¿por qué ser transparente? Entre otras cosas porque dificulta la corrupción y facilita la participación y la exigencia en la rendición de cuentas. Por otra parte, ¿qué se necesita para ser transparente? 1) voluntad política; 2) funcionariado responsable; 3) ciudadanía exigente.

Pues bien, en ANE tenemos la percepción de que, salvo honrosas excepciones, la transparencia en nuestra organización colegial, a día de hoy, APENAS EXISTE.

Somos conscientes de que desde algunos sectores de la organización colegial se nos tacha de folloneros y se nos acusa de intentar “ensuciar el buen nombre de la enfermería”. Nada más lejos de nuestra intención. Lo que comenzó como una búsqueda de calendarios electorales se ha convertido, muy a nuestro pesar, en un llamativo mapa de transparencia. Es más, cuando empezamos a ver semejantes dificultades en el acceso a la información pública, solicitamos una reunión con el Consejo General de Enfermería (fecha 12/06/2018).

Dado que, a día de hoy, no hemos recibido respuesta y que el CGE ha sido el primero en sugerir que no se nos proporcionase información pública, como usuarios y sufragadores de la institución, hemos decidido hacer pública nuestra experiencia e informar de esta situación a quien pueda interesar.

Nos gustaría que nos leyerais con mucha atención ya que, en ocasiones, tenemos la sensación de que a base de repetir nuestro mensaje sobre el grave problema que nos lastra, parece que “el interés enfermeril” desciende, como si esta situación escandalosa, poco a poco, fuese cada vez menor.

Por esta razón, hemos decidido usar el método científico para DEMOSTRAR NUESTRA AFIRMACIÓN. Así de claro. ANE ha constatado que la mayoría de las instituciones colegiales enfermeras son un pozo negro, muy negro, con una opacidad sonrojante. Es decir, LAS INSTITUCIONES ENFERMERAS PARECEN NO JUGAR A FAVOR DE LAS ENFERMERAS, al no informarnos con luz y taquígrafos de sus elecciones.

Confiamos en que el “mapa de la transparencia enfermera” que mostramos más adelante ayude a que, de una vez por todas, nos tomemos este asunto en serio.

Hablar de Transparencia es fijarse inevitablemente en la  Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno (LTAIBG).

Esta ley afecta también a los colegios profesionales, incluidos los de enfermería, y eso, en nuestra opinión, es una suerte. Recordemos que, a pesar de su atípica doble condición público-privada, los colegios profesionales son unos organismos en los que una parte de su actividad, toda la sometida a derecho administrativo, tiene la consideración de pública, como nos explica aquí Miguel Ángel Blanes, y, por lo tanto, sometida a la Ley de Transparencia.

Si seguís con más o menos asiduidad esta web, donde contamos nuestras andanzas e investigaciones, sabréis que las solicitudes de información al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) no nos son extrañas. Alguna que otra hemos hecho pidiendo papelitos por aquí o actas por allá. Nuestros socios, afortunadamente, son muy hábiles con estos trámites y por eso hemos usado este recurso para demostrar lo que unos ya sabíamos y otros sospechaban.

Así, a mediados de febrero de 2018, hace casi un año ya, Acción Enfermera inició un proyecto para verificar, EN TODOS Y CADA UNO DE LOS COLEGIOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA, hasta qué punto son transparentes, en lo que al acceso a información pública se refiere.

¿Cómo?, pues siguiendo dos simples pasos:

Primero. Pidiendo directamente a los 52 colegios provinciales de enfermería del Estado y a 5 consejos autonómicos, una información de carácter público y abierta a cualquier ciudadano: el acceso a las actas de SUS DOS ÚLTIMOS PROCESOS ELECTORALES. Simple ¿verdad?, pues veréis que no.

Segundo: En caso de negativa o silencio administrativo (algo que temíamos como más que previsible…), presentando la pertinente reclamación al Consejo de Transparencia correspondiente (el CTBG o uno de los Consejos de Transparencia Autonómicos) para que resolviese la cuestión e instase al colegio involucrado a proporcionarnos la información denegada, como ha venido ocurriendo en el caso de otras reclamaciones similares.

Pues bien, antes de exponer los resultados, hay algunos detalles que no os dejarán indiferentes y que debemos explicar sobre la sucesión de acontecimientos en este fabuloso proyecto:

El 11 de febrero de 2018 enviamos 56 correos electrónicos idénticos (52 a los colegios provinciales del Estado y 4 más a los consejos autonómicos de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cataluña); al día siguiente, enviamos uno más al Consejo de Colegios de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA). En todos ellos, como hemos dicho, y en relación con los dos últimos procesos electorales de cada institución, solicitábamos: “Todas las actas derivadas de cada uno de los procesos, desde la reunión de la Junta de Gobierno en la que se decidió la convocatoria, hasta la toma de posesión de cada una de las nuevas juntas surgidas del proceso.” y “Fecha de inscripción en el Registro de Colegios Profesionales correspondiente, de la composición de cada una de las nuevas Juntas de Gobierno.”

Pasa el tiempo. ¿Queréis saber cuántas respuestas a estos 57 correos recibimos?, ¿cuántos de los 52 colegios de enfermería y de los 5 consejos autonómicos contestaron?

NIN-GU-NO. REPETIMOS: NINGUNO devolvió el escrito de solicitud con un sello, o un número de registro de entrada, o un acuse de recibo, o algo que se parezca a un acuse de recibo. Un “recibido” nos hubiese bastado.

Llegados a este punto sucedió algo EXTRAORDINARIO. Hemos de reconocer que nos arrancó una buena carcajada.

Después de que todos los Colegios recibieran nuestra solicitud, un número indeterminado de ellos se dirigió al Consejo General de Enfermería (CGE) solicitando indicaciones. Con una celeridad inusitada, el 13 de marzo el CGE envió la Circular 17/2018, firmada por su presidente: Florentino Pérez Raya, en la que nos ponía como hoja de perejil y sugería que ni de broma nos facilitasen lo que pedíamos. Amablemente les decía que podían contestar utilizando el “Borrador de Acuerdo de la Junta de Gobierno” que acompañaba a la circular. Con respuesta negativa a nuestra solicitud, claro está.

En resumen, el Consejo General de Enfermería, sin voz ni voto (en teoría) en laJunta de Gobierno de ningún colegio provincial ni consejo autonómico…, envió una circular acompañada de un borrador elaborado por su gabinete jurídico para que el Colegio que quisiera nos lo remitiera y “justificar” así la negativa del acceso a la información solicitada, con una batería de argumentación jurídica y legal que da la risa y todo ello en el plazo de un mes. LOCURÓN

A estas alturas, como comprenderéis, en función del modo y maneras en las respuestas o silencios administrativos obtenidos, hemos actuado de una u otra forma, principalmente acudiendo al Consejo de Transparencia (estatal o autonómico, según el caso) más tarde o más temprano. También hemos tenido que clasificar las reacciones, o la falta de ellas, de los afectados por las resoluciones de dicho Consejo de Transparencia.

Además, nos hemos permitido poner un asterisco a los Colegios que han utilizado el “modelo CGE” para respondernos, o los argumentos en él contenidos para redactar las alegaciones al requerimiento del Consejo de Transparencia. Es un detalle muy significativo para el que quiera interpretar los datos expuestos, “un poco más allá”

El volumen de la información generada por este proyecto, aún inacabado, es brutal. La gran variedad de actuaciones por parte de los colegios en su respuesta a nuestra solicitud, y posteriormente a la del Consejo de Transparencia correspondiente, nos han llevado a hacer una clasificación fácil e intuitiva, esperamos que os guste. Nos hemos inspirado, por su carácter visual, en la ya conocida clasificación energética, ligeramente modificada para el tema que tratamos.

Y así es como han quedado categorizados los colegios en función de su reacción al reto propuesto:

CATEGORÍA A (+++): 5,26%

Colegios que nos envían copia electrónica de las Actas de los dos últimos procesos electorales o enlace de acceso a su web, dentro del plazo marcado por la ley.

En esta categoría están los Colegios que han cumplido, los que han respetado escrupulosamente la ley. Ojo al dato, sólo TRES DE LAS SOLICITUDES de acceso a información pública fueron atendidas satisfactoriamente dentro del plazo de un mes del que disponían.

Las Juntas de Gobierno de los Colegios de Enfermeras de Las Palmas de Gran Canaria y Murcia, nos remitieron la información en formato digital y el Colegio de Enfermeras de Barcelona nos envió el enlace la zona de su web en la que tienen colgada la información, a vuelta de correo y sin poner ningún impedimento.

Un “detalle” sobre el Colegio de Enfermería de Murcia. La Junta de Gobierno que respondió diligentemente a nuestra solicitud y nos envió la información en tan solo dos semanas era la presidida por Amelia Corominas, desalojada recientemente por las acciones del CGE. Si la información la pidiésemos en este momento ¿la Junta de Edad actual actuaría del mismo modo?. Tenemos serias dudas. Lean lo que sabemos sobre la tortuosa historia de COEMUR.


CATEGORÍA B: 7,02%

Colegios que nos envían copia electrónica de las actas fuera de plazo y ya presentada la reclamación al Consejo de Transparencia, aunque sin iniciar el expediente.

Los Colegios de Enfermeras de Baleares, Lleida y Navarra, nos enviaron copias electrónicas de las actas 4,5 meses después de solicitarlas. Obviamente, ya habíamos presentado la reclamación ante el Consejo de Transparencia Autonómico correspondiente pero, como aún se estaba en el inicio de la tramitación, solicitamos que se anulasen los expedientes.

Como sabéis, seguimos de cerca la actividad colegial y somos de la opinión de que estos colegios están trabajando con seriedad y responsabilidad. Si bien es cierto que superaron ampliamente el plazo legal, nos inclinamos a pensar que las dificultades administrativas propias de un Colegio de moderado tamaño, tuvieron mucho que ver en ello.

También hemos incluido al Consejo de Enfermeras de Cataluña que, aunque no celebra elecciones propiamente dichas nos remitió, en un plazo similar, las Actas de la Junta de Gobierno en la que se acordó el actual sistema de rotación en la presidencia.


CATEGORÍA C: 3,51%

Colegios que nos envían la información fuera de plazo, con la reclamación al Consejo de Transparencia correspondiente tramitada y el expediente en desarrollo. Hubo que reclamar parte de la información, sin incorporar en el primer envío.

A los Colegios de Enfermeras de Girona y Tarragona*, los hemos clasificado como C, aunque bordeando los límites de la categoría D. Necesitaron nada más y nada menos que 9 y 11 meses, respectivamente, para darnos la información.

En el caso del CODIGI, tuvimos que reclamar parte de las actas, porque no llegaron en el primer envío.

Y, en el caso del CODITA, fue necesario celebrar un ACTO DE MEDIACIÓN con un representante de la Comisión de Acceso a la Información Pública de Cataluña, para que nos dieran los enlaces a su web en los que conseguir la información. Aun así, tuvimos que reclamar las Actas de la Mesa Electoral, porque no figuraban colgadas en la web. Estas cosas surrealistas, donde es necesario celebrar actos de mediación, no pasan ni en las negociaciones de los peores convenios colectivos.


CATEGORÍA D: 7,02%

Colegios que nos envían la información fuera de plazo, con la reclamación al Consejo de Transparencia correspondiente  presentada, tramitada y resuelta a nuestro favor.

Los Colegios de Enfermeras de Asturias, Guipúzcoa, Huesca y Teruel, inicialmente no respondieron a nuestra solicitud y no mandaron la información hasta que los correspondientes Consejos de Transparencia resolvieron a nuestro favor y les instaron a hacerlo.

En el caso del Colegio de Guipúzcoa, la resolución de la Comisión Vasca de Transparencia (la más diligente de todas las del Estado), nos llegó el 6 de julio de 2018 y, a pesar de que el plazo para enviarnos la documentación era de 10 días, no tuvimos noticias de ella hasta el 27 de octubre, tres meses más tarde…

Los Colegios de Huesca y Teruel, fueron más respetuosos y tras las respectivas Resoluciones del Consejo de Transparencia de Aragón (CTAR), en dos semanas recibimos la información solicitada.

Y el CODEPA, aunque la Resolución del CTBG tiene fecha del 19 de noviembre de 2018, tardó más de un mes y medio en enviar la información al propio CTBG, que fue quien nos la remitió a nosotros. No la recibimos hasta el 3 de enero de 2019.


CATEGORÍA E: 45,61%

Colegios que no nos envían la información. Presentamos la reclamación ante el Consejo de Transparencia correspondiente que aún no ha emitido la resolución.

Esta categoría incluye a colegios y Consejos Autonómicos que no respondieron a nuestra solicitud de información o lo hicieron denegándonos el acceso, lo que, en resumen, significa que no nos dieron la información. En consecuencia, presentamos la reclamación ante el Consejo de Transparencia correspondiente y, aunque han pasado ya casi 8 meses, lamentablemente aún no ha emitido las resoluciones estimatorias. Así pues, en este momento no podemos decir que las hayan incumplido… Sin embargo, si en los más de once meses transcurridos no nos han enviado las actas, no tenemos muchas esperanzas…

Son los colegios de Alicante, Albacete, Almería*, Ávila*, Burgos, Cádiz, Castellón, Córdoba (presidido por Florentino Pérez Raya), Granada, Huelva, Jaén*, León, Málaga, Palencia*, Salamanca, Segovia, Sevilla, Soria*, Tenerife, Valencia, Valladolid y Zamora

En esta categoría también se encuentran el Consejo Andaluz de Enfermería (presidido por Florentino Pérez Raya, también), el Consejo de Colegios Profesionales de Diplomados en Enfermería de Castilla y León*, el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana y el Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla La Mancha.

Con respecto al Colegio de Albacete, tenemos que mencionar que la Junta Directiva que rechazó nuestra solicitud y nos negó la información, es la misma que dimitió poco tiempo después por sospechas de irregularidades en las elecciones convocadas sin la publicidad necesaria y, por lo mismo, sin que los colegiados albaceteños lo supiesen. Confiamos en que la Junta actual, surgida del nuevo y democrático proceso electoral celebrado el 23 de noviembre, actuará de una forma diametralmente opuesta.


CATEGORÍA F: 28,07%

Colegios que NO nos envían la información ni siquiera después de que el Consejo de Transparencia correspondiente emita una Resolución dándonos la razón e instándoles a hacerlo.

Para vergüenza de la Organización Colegial de Enfermería (OCE) y de todas las enfermeras españolas que la sufragamos, en esta categoría se encuentra el mayor número, con diferencia, de integrantes:

17 colegios, el 29,82 % del total, NO RESPONDEN A LA SOLICITUD, NO CUMPLEN LA RESOLUCIÓN DE TRANSPARENCIA Y NO RESPETAN EL DERECHO DE ACCESO A INFORMACIÓN PÚBLICA QUE LA LEY LE RECONOCE A CUALQUIER CIUDADANO.

Por orden alfabético, son los Colegios de Álava, Badajoz, Cáceres, Cantabria, Ceuta, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, La Coruña*, La Rioja, Lugo, Madrid*, Melilla*, Orense*, Toledo y Zaragoza*.

CATEGORÍA G: 3,51%

Esta es la categoría DE LA VERGÜENZA. Digamos que está “fuera de concurso” porque los dos Colegios que incluye han tenido, desde nuestro punto de vista, una actuación especialmente vergonzosa.

El primero es el Colegio de Enfermeras de Vizcaya* que, como ya os contamos con detalle en septiembre en este post, no respondió a nuestra solicitud y tras resolverse a nuestro favor la reclamación presentada ante la Comisión Vasca de Transparencia, en lugar de asumirla y darnos la información solicitada, DECIDIÓ IR A LOS TRIBUNALES y dilapidar las cuotas de las enfermeras guipuzcoanas, sólo para retrasar lo inevitable…Y el segundo es el Colegio de Enfermeras de Pontevedra (COEPO)… Cuando enviamos la solicitud de acceso a información, allá por el mes de febrero de 2018, este Colegio llevaba 9 años sin celebrar elecciones. Según sus estatutos los mandatos son de 7 años de duración, que ya son años…, pero habían pasado 9 y ahí seguían como si nada. Pues bien, la Junta de Gobierno del COEPO miró hacia otra parte y no respondió a nuestra solicitud; ello nos obligó a presentar la correspondiente reclamación ante el Valedor do Pobo (la transparencia gallega), que requirió la información pertinente al COEPO. ¿Qué diréis que respondió el Colegio?: que no tenían conocimiento de ninguna solicitud de acceso a información, que no habían recibido el correo electrónico en el que la solicitábamos y que no sabían nada del asunto; en resumen, miraron hacia otra parte por segunda vez. Así las cosas, volvimos a enviar la solicitud por correo certificado CON ACUSE DE RECIBO, pensando que era un medio infalible para tener constancia de su recepción. Pues no…, el COEPO dejó caducar la carta en la oficina de correos sin ir a recogerla y su Junta Directiva miró hacia otra parte por tercera vez… Señores de la Junta de Gobierno del COEPO, ¿es frecuente que permitan ustedes que las cartas que se les dirigen caduquen en la oficina de correos?, ¿o sólo lo hacen cuando el remitente es ANE y saben que se les pide información pública?

Curiosamente, dos años después de haber finalizado su mandato, la Junta de Gobierno convocó elecciones que se celebraron el 15 de agosto de 2018 (sí, en agosto y en festivo) y volvió a ganarlas…

CONCLUSIONES

  • Lo que debería haber sido un paseo: solicitar la información y que los Colegios de Enfermería cumpliesen la ley y nos la enviasen, se ha convertido en una carrera de obstáculos donde colegios, consejos autonómicos, y el Consejo General de Enfermería y su Departamento Jurídico, han sacado la artillería tratando de impedirnos el acceso a una información pública, en algunos casos, como habéis visto, con artimañas muy poco dignas.
  • Siete meses después de presentar las reclamaciones ante los Consejos de Transparencia, la mitad de ellas siguen pendientes de resolución y, de entre las 19 resoluciones estimatorias ya recibidas, sólo CUATRO se han cumplido.

Esto dice mucho de la desigual pelea entre David y Goliat que es intentar acceder a INFORMACIÓN PÚBLICA. ¿Qué importancia real le damos, como sociedad, a la transparencia en las administraciones e instituciones públicas? Ninguna, en tanto y cuanto las resoluciones no son ejecutivas, los consejos de transparencia no tienen capacidad sancionadora y el tope final es siempre un juzgado.

  • Las 298.000 enfermeras colegiadas deberíamos escandalizarnos por el hecho de que tan sólo 3 COLEGIOS PROFESIONALES HAN CUMPLIDO escrupulosamente, en tiempo y forma, la Ley de Transparencia.
  • UNA CANTIDAD ALARMANTE DE COLEGIOS DE ENFERMERÍA NO RECONOCEN UN DERECHO CIUDADANO amparado por la ley, como es el de acceso a información pública. Alguno, incluso prefiere llegar a un juzgado y perder, antes que aportar información sobre sus elecciones.  Las resoluciones de transparencia a nuestro favor así lo confirman.
  • 13 COLEGIOS PROVINCIALES DE ENFERMERÍA, el 76,48% de los que ya han recibido la resolución de transparencia que les insta a entregar la información pública solicitada, PREFIEREN INCUMPLIRLA antes que informar sobre sus procesos electorales, ¿por qué?
  • Sabemos, y así lo hemos contado, que en los Colegios y Consejos de Enfermería ocurren cosas como esta, como esta, como esta, como esta, como esta, como esta, como esta, como esta y como esta. Es escandaloso y NO PASA NADA.

Cuando se solicita información sobre elecciones y el resultado es tan desolador como el que se refleja en esta entrada, es imposible no relacionar unas cosas con otras y no pensar que si esto ocurre con los procesos electorales, supuestamente amparados por la Constitución Española, ¿qué ocurrirá en otros aspectos de la vida colegial?, ¿hemos de creer que los Colegios y Consejos de Enfermería que no respetan esta ley, sí respetan todas las demás? Lo que sí parece quedar claro, es que el respeto a los colegiados y ciudadanos brilla por su ausencia, dado el panorama que hemos encontrado.

Y ALGO MÁS…

Un último párrafo para nuestro probo Consejo General de Enfermería:

La actual Ley de Transparencia no sólo se ocupa de regular el acceso a la información pública, también trata del BUEN GOBIERNO en las instituciones. La actuación del CGE se puede calificar de muchas maneras, pero está en las antípodas del buen gobierno.

Señores, incitar al incumplimiento de la ley (las resoluciones de los Consejos de Transparencia a nuestro favor lo demuestran), despreciar los derechos de los ciudadanos/enfermeras/colegiados e intentar interferir en la autonomía de las Juntas de Gobierno colegiales es bastante indigno de lo que son y de a quién representan. Por favor, al rincón de pensar a reflexionar sobre lo que han dicho y hecho. Se han retratado y salen muy feos en la foto…

MAPA DE TRANSPARENCIA EN LOS COLEGIOS DE ENFERMERÍA
LEYENDA DEL MAPA DE TRANSPARENCIA

En resumen: la buena noticia es que las, aproximadamente, 69.000 enfermeras colegiadas en los Colegios de Murcia, Las Palmas, Barcelona, Baleares, Lleida y Navarra, el 23% del total, pueden acceder a la información pública de sus Colegios y también a la del Consell Català d’Infermeres.

La noticia regular es que las 22.000 enfermeras colegiadas en Asturias, Girona, Guipúzcoa, Huesca, Tarragona y Teruel, el 7,33%, sólo pueden acceder si se empeñan mucho en hacerlo.

Pero la noticia pésima es que el 69,67% de las enfermeras españolas colegiadas, las restantes 209.000, NO PUEDE. Por no hablar del ciudadano…

¿De verdad vamos a seguir permitiéndolo?


Podéis consultar la documentación completa en el siguiente enlace:

https://www.dropbox.com/sh/5wbja0m1l89jgkl/AAAb2Xy5ZHAs-1IP-_cLU0fma?dl=0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *